José FERNÁNDEZ CAMPOS


FERNÁNDEZ CAMPOS, José (Adra, 1920 - Almería, 1995). Concertista y profesor de guitarra.


      Segundo de los hijos habidos en el matrimonio de Salvador y Gádor, pronto hubo de marchar con su familia a la vecina Berja, dónde su padre se hizo cargo de una carnicería. Éste estaba considerado como el mejor guitarrista y bandurrista de toda La Alpujarra y de él heredó su pasión por el instrumento de las seis cuerdas. Socialista militante, al producirse el alzamiento rebelde de 1936, el joven Richoly se incorporó a las filas de la República interviniendo, entre otros frentes, en la batalla del Ebro. Concluida la incivil guerra fue acusado de “rebelión militar” y condenado a muerte por un tribunal militar. Pena capital conmutada por la de cadena perpetua, sufriendo a cambio años de prisión en penales de Santander y Oviedo. De aquellas fechas se cuenta que adquirió una mayor formación musical debido a las enseñanzas de un sacerdote y del director de la cárcel de Santander.

      A su regreso a Almería, tras una breve estancia en su Adra natal, se incorporó a la Obra Sindical de Educación y Descanso gracias a los buenos oficios del “camarada” López Lupiáñez, responsable de sus cuadros artísticos y valedor providencial en tan difícil coyuntura personal. El Teatro Apolo le valió de domicilio antes de ingresar como funcionario en el negociado de Rentas y Urbanismo del Ayuntamiento de la capital.

      Desde el inicio de los cincuenta de la pasada centuria, Richoly desarrolló una positiva actividad al frente de los coros y danzas de Sección Femenina y de Educación y Descanso en funciones de director, primer guitarrista y arreglista de temas para ser bailados. De entonces son sus versiones del Fandanguillo de Almería, Si vas pa la mar, Farruca y Guajira (a Richoly pertenece la melodía del Fandanguillo de Gaspar Vivas que difunde el reloj del Ayuntamiento). Las giras por España y escenarios de América, Europa y África se suceden al tiempo que da lecciones de guitarra (sus alumnos se cuentan por cientos) en su academia-tienda de la calle Hernán Cortés, colegios y centros de enseñanza; creando a la par diversas rondallas de pulso y púa. O, a título de anécdota, iniciando en los secretos de la “sonanta” a actrices y actores (Brigitte Bardot, Ringo Starr, Sean Connery, Anthony Quinn o Yul Brinner) que acuden a rodar a Almería al calor de su esplendorosa industria cinematográfica.

      El espaldarazo social le vino de manos de Celia Viñas: en abril de 1951 la añorada profesora de Literatura presentó su primer concierto solista en la Biblioteca Pública Francisco Villaespesa, en el que interpretó obras de Sors, Albéniz, Granados y Tárrega. A éstos sumaría, en recitales siguientes, partituras de Bach, Monty o Schuman. En 1973 creó la Agrupación y Quinteto Manuel de Falla y, al año siguiente, -en unión de los hermanos Francisco Luis y Jesús Miranda- el Trío Richoly, una de sus iniciativas más gratificantes; posiblemente su época dorada tras los inicios flamencos más humildes. Con el Trío grabó dos LP de gran calidad: Primero (1982) y Música para tres guitarras (1986). Su última aportación discográfica sería dirigiendo (1989) el álbum Música Popular de Almería, editado por la Diputación Provincial.

      Una enfermedad neurodegenerativa minó su salud y le apartó de los diferentes frentes guitarrísticos en que se hallaba embarcado. Actividad en la cual honradez y generosidad fueron tan reconocidas como su liderazgo y maestría. La Federación Provincial de Peñas Flamencas le impuso su Medalla de Oro; la Diputación Provincial le nombró Almeriense del Año y el Ayuntamiento le rindió homenaje por partida triple: otorgándole el Escudo de Oro, rotulando una calle de la ciudad a su nombre y colocando (octubre de 2005) su busto en bronce en la plaza de la Administración Vieja.




Sevillano Miralles, Antonio





Política de Privacidad | Aviso Legal