Evaristo MARTÍNEZ CORTÉS


MARTÍNEZ CORTÉS, Evaristo (Arroyo Aceituno, Albanchez, 1812 - Madrid, 1890). .


      Fueron sus padres: Joaquín Martínez Palenciano, de ejercicio maestro molinero, y María de la Nieves Cortés. Como hijo de una familia numerosa de 9 hermanos, de humildes molineros, pasó sus primeros años dedicado a los menesteres propios de su época y condición: guardar ganado y ayudar en el molino. De un vivo intelecto, a los 15 años decide marcharse a Granada con el propósito de estudiar, pero, al no tener recursos, se vio obligado a mendigar el sustento a las puertas de la iglesia parroquial de Santa Ana. Como lo viese todos los días una rica señora, natural de Montefrío, se apiadó de él y lo acogió junto a su marido en su casa. Estos señores fundaron una capellanía a favor de Evaristo y, con su renta, le costearon los estudios en la Abadía del Sacromonte, donde se licenció en 1837, celebrando ese mismo año su primera misa. Se matriculó en Alcalá de Henares, en cuya universidad alcanzó el grado de doctor en Sagrada Teología, y Derecho Canónico en los años siguientes.

      Opositó a una plaza de capellán de número del Real Palacio de Madrid y se destacó como capellán castrense durante la Guerra de África en 1860, de donde regresó con el grado de teniente coronel. Acompañó a la reina Isabel II, como capellán y gentilhombre de cámara que era, en su visita a Almería en 1862, donde fue aclamado como un héroe por la multitud de paisanos y parientes que se habían desplazado a la capital con motivo de dicho evento. Mantuvo contacto con su pueblo natal, donde tenía su casa, en la calle Real. Favoreció siempre a sus paisanos, siendo  responsable de que varios de ellos (Alejo García Moreno, Juan García López y algunos más) estudiaran en Madrid. Permaneció en el Palacio después de “la Gloriosa” (1868) y llegó a ver a Alfonso XII como rey.




Martínez Botella, Francisco





Política de Privacidad | Aviso Legal