Yuder PACHÁ 


PACHÁ, Yuder (Cuevas del Almanzora, 1562 - Marrakech, 1606). Militar.


      La infancia de Yuder es una incógnita, solamente se sabe que era un renegado de las Cuevas de Vera (actualmente, del Almanzora). Por lo que se deduce que de este calificativo debió de nacer cristiano, de padres que profesaban la fe cristiana, sin poder precisar si éstos eran moriscos o cristianos viejos. Debió de pasar a África alrededor de 1570, sin que se pueda concretar si lo hizo voluntariamente o forzado, aunque es más probable que fuera de esta segunda manera. Las incursiones de piratas turcos y berberiscos en nuestras costas supusieron, durante mucho tiempo, una dura sangría para la población del antiguo Reino de Granada. Yuder fue un eunuco que ejerció su papel con dedicación, empleando sus esfuerzos en hacer renegar de la fe cristiana a los jóvenes cautivos. Para convertirse de esta forma estuvo doce años internado en una casa de campo, suponemos que siendo instruido en el Islam. La crónica que nos relata esta parte de sus andanzas nos dice que gozó durante su cautividad de todas las dulzuras de la existencia y de todos los placeres de la vida. Es posible, pero a cambio de perder sus atributos masculinos.

      En 1578 llegó al poder Mawlay Ahmad Al-Mansur y Yuder fue educado en su corte. Cuando Al-Mansur tomó posesión del Reino, una de sus primeras actuaciones fue la de ejecutar a los generales de su padre y designar nuevos cargos con personajes afines a su persona. En este contexto, Yuder fue nombrado Caid de Marrakech, dedicándose a la recaudación de impuestos al mando de gente armada. En 1590, al frente de un ejército compuesto principalmente por europeos, la mayoría de ellos peninsulares, entre los que se encontraba un buen número de andaluces, se puso en marcha y atravesó el Sáhara en 135 días.

      Tomó la ciudad de Gao y el Askia, Ishâk II le rindió el imperio Songhay (Sudán). Yuder fue investido Bajá y trasladó su residencia a Tombuctú. El sultán Al- Mansur, celoso del protagonismo de su general y disconforme con su política de firma de tratados de paz, envió inmediatamente a Mahmud b. Alí b. Zarqûn con instrucciones claras consistentes: destituir a Yuder y hacerse cargo de los ejércitos para continuar la conquista del Songhay hasta las minas de oro, pacificando la curva del río Níger. Yuder Pachá dejó de ser Bajá pasando a Caid de la ciudad de Gao, donde permaneció hasta 1599, fecha en la que, llamado por Al- Mansur, regresó a Marrakech. Una vez en la metrópoli, siguió siendo general del Sultán hasta la muerte de éste en 1603. Intervino en las guerras civiles que, por motivos de sucesión, mantuvieron los hijos de Al-Mansur; luchando en el bando equivocado, pues, finalmente, fue decapitado por Abd Allah, nuevo Sultán y nieto de Al-Mansur, junto a otros cadíes.




Moldenhauer Carrillo, Federico





Política de Privacidad | Aviso Legal