Arcadio RODA RIVAS


RODA RIVAS, Arcadio (Alcolea, 1844 - Madrid, 1921). Escritor.


      Político, escritor y periodista. Hijo de José María Roda y primo hermano de Natalio Rivas Santiago. Se licenció en Derecho en Madrid y fue candidato a diputado por Almería en la convocatoria a Cortes Constituyentes por la Revolución “Gloriosa” de septiembre de 1868, pero no consiguió el acta. Fijó su residencia habitual en Madrid y se relacionó con el círculo político de Antonio Cánovas del Castillo (1828-1897), que accedió a la jefatura del Gobierno con la Restauración monárquica de Alfonso XII (1874-1885). Plácido Langle (1881-82) le criticó por estar al lado del Partido Conservador, una agrupación doctrinaria contraria al credo de las nuevas ideas regeneracionistas. En Almería fue elegido diputado a Cortes en las legislaturas de 1878 (Gérgal) y 1896- 1898 (Berja), y senador en las de 1901-1902, 1903-4, 1905-1907, 1910-1911 y 1911-1914, perteneciendo a distintas Comisiones, especialmente las relacionadas con el ferrocarril (Berja al puerto de Almería, Berja a Ugíjar y embarcadero de las Almadravillas enlace con las líneas férreas del Sur de España y de Sierra Alhamilla). Ocupó los cargos de director general de Beneficencia, hacia 1885, y de Hacienda; consejero de la empresa de ferrocarriles del Noreste de España y presidente de la del Sur de España. En 1895 logró que el ferrocarril llegase a Almería, junto a otros almerienses (Carlos Navarro Rodrigo y Juan Lirola Gómez).

      Conocedor y escritor de la antigua oratoria griega y romana, en Madrid se dedicó a investigar los fondos de las principales bibliotecas públicas y algunas privadas, sintiendo gran predilección por la de Cánovas, quien prologó alguno de sus primeros trabajos y de quien publicó unas “Breves noticias sobre la vida de Cánovas” (1875). Su primera obra de carácter sociológico, Ensayo sobre la opinión pública (Madrid, 1870), se considera pionera en España por la temática planteada, la reflexión global del concepto de opinión pública, sus relaciones con la vida política y las diferentes formas que tiene de manifestarse. También tradujo varias obras al castellano añadiendo introducciones preliminares: Ensayos de moral y política, de Francis Bacon; y Oraciones escogidas de Demóstenes (1872), que dedicó a Cánovas. En el Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid dictó ocho lecciones durante el curso 1872-73, donde analizó varios autores atenienses, publicadas en 1874, con prólogo de Cánovas, en Los oradores griegos. El tema de la oratoria lo tratará de nuevo a principios de los 80 en algunos artículos de la Revista de España (Madrid): “M. Antonio y otros oradores de la antigüedad”, “Demóstenes considerado como hombre de gobierno”, y “Mirabeu en la Asamblea Constituyente del 80”. Su último libro, de tema político, se tituló “Preludios. Nuevo grito de combate” (Madrid, 1921).





Política de Privacidad | Aviso Legal