Fernando RODA GONZÁLEZ


RODA GONZÁLEZ, Fernando (Adra, 1824 - Almería, 1900). Político.


      Empresario, primer presidente de la Junta de Obras del Puerto de Almería, político. Nació en Adra el 25 de diciembre de 1824. Era hijo de Antonio Roda Guillén, escribano real, y de Aurora González. Estudió el bachiller en el colegio de Santo Tomás. Luego estudió filosofía y, más tarde, inició los estudios de Derecho, pero una desgracia familiar le obligó a regresar a la capital el año 1841. Se casó con Francisca Spencer hacia 1852. Establecieron su residencia en la antigua calle del Arsenal (hoy Pedro Jover), en una mansión conocida como “La Casa Grande”. Tuvieron cuatro hijos: Francisco, Fernanda, María y Tomás.

      En 1852 los hermanos Fernando y José Roda, junto con José Spencer Sánchez, cuñado de ambos, fundaron una de las casas de comercio y banca más importantes de la época, "Spencer y Roda". Esta firma tendría un protagonismo destacado en la economía almeriense y nacional, como principal firma exportadora de plomo en barras, uva de mesa y esparto. “Spencer y Roda” es, además, una de las sagas empresariales más destacadas de la Almería de su tiempo.

      Al comercio de esparto “Spencer y Roda” dedicó fuertes inversiones entre 1860 y 1870; en particular destacaría la construcción, en las inmediaciones del puerto de Almería, de un gran almacén para empacar esparto en rama, dotado con prensas movidas al vapor. La exportación de esparto a Inglaterra destinado a la fabricación de papel ascendía a 30.000 toneladas anuales.

      A lo largo de la actividad económica de “Spencer y Roda”, entre las representaciones más destacadas que ostentó estuvo la de Rothschild, para los minerales de plomo de la Sierra de Gádor y de Sierra Almagrera. Las relaciones con la Banca Rothschild, que pretendía controlar a través de Almería una parte del comercio del plomo mundial, influyeron a “Spencer y Roda” y ésta, junto a su actividad exportadora o consignataria de buques, se especializó también como Casa de banca y prestamista.

      Spencer y Roda participó junto a otros grandes empresarios en el proyecto de creación de un Banco de Almería, constituido como sociedad anónima repartida en 1.500 acciones a 2.000 reales/acción, con un capital en conjunto de 3 millones de reales. El Banco de Almería no pudo contrarrestar los vaivenes y el declive de la actividad minera de la provincia.

      Fernando Roda participó en todos los foros de reivindicación para el desarrollo de las infraestructuras de Almería, logrando la construcción del puerto de Almería y la llegada del ferrocarril. En diciembre de 1869 formó parte de la primera Junta de Agricultura, Industria y Comercio. Al año siguiente, fue nombrado vocal de la comisión que gestionó en Madrid el ferrocarril. Esta comisión estaba aún activa en abril de 1879, meses antes de que el Congreso de los Diputados aprobara el proyecto de ley autorizando al gobierno a licitar las obras de la línea Linares-Almería.

      Su figura dominó buena parte de los primeros 22 años de funcionamiento de la Junta de Obras del Puerto de Almería (JOP). De 1870 a 1878 participó activamente en la junta gestora que pretendía impulsar las obras portuarias. Fernando Roda se convirtió en el primer presidente de la JOP tras la constitución de la institución portuaria, en mayo de 1879, siendo nombrado oficialmente el 21 de julio de ese año. Roda se convertirá en el presidente de la institución portuaria de más larga duración, durante 19 años y seis meses, hasta el momento de su muerte ocurrida el 19 de febrero de 1900, con un paréntesis de mayo de 1881 a finales de enero de 1884, tiempo en el que su amigo Juan Lirola Gómez estuvo al frente de la JOP.

      Una de las claves para explicar esta situación era su talante conciliador y equidistante entre las posturas conservadoras y liberales y su trato exquisito con correligionarios y rivales, con socios y competidores. En este caso Fernando Roda fue el presidente perfecto, elegido y reelegido por unanimidad y con una facilidad natural para granjearse amistades y aunar esfuerzos. El otro factor que definía su personalidad era la de velar por los intereses comunes. En este caso, Fernando Roda influyó notablemente en lograr las máximas ayudas para los damnificados de la provincia de Almería, debido a unas graves inundaciones ocurridas en septiembre de 1891.

      Fue nombrado en 1884 consejero del Banco de España y comisionado del mismo en Almería. El 30 de agosto de 1887 fue nombrado representante en la provincia de Almería de la Compañía Arrendataria de Tabacos. También fue cónsul de Rusia en Almería, teniendo esta representación diplomática su sede en la gran casa de los Roda Spencer de la calle del Arsenal, hoy calle de Pedro Jover. Políticamente se vinculó al Partido Liberal durante la Restauración, aunque de ideología conservadora desechó ocupar cargos en la política nacional.

      Su discreta carrera política se inició en marzo de 1857, cuando Fernando Roda fue regidor del Ayuntamiento de Almería, presidido por el alcalde José Jover. Más tarde, entre 1865 y 1875, fue elegido Diputado provincial por Berja y Adra. Ese mismo año se afilió al Partido Liberal en su facción constitucional, que en Almería tenía como líder a Bernardo Toro y Moya en contra de Navarro Rodrigo. El 1 de marzo de 1877 fue de nuevo concejal del Ayuntamiento de Almería, presidido por el alcalde Juan Oña que organiza la visita del Rey Alfonso XII a Almería el 18 de marzo de 1877, siendo de nuevo Diputado provincial en abril de 1879.




López Romero, Antonio y Sánchez Picón, Andrés





Política de Privacidad | Aviso Legal