Agustín o María Salomé RODRÍGUEZ TRIPIANA

,

RODRÍGUEZ TRIPIANA, Agustín o María Salomé (Senés, Almería, 1878 - Vílchez, Jaén, 1942). Hombre o mujer torero.


El enigma del sexo de la filabresa condicionó su trayectoria en los ruedos españoles. De María Salomé Rodríguez Tripiana “La Reverte” se ha ocupado la bibliografía taurina contemporánea debido a la singularidad del ¿travestismo? protagonizado en las primeras décadas de la pasada centuria. Se afirma que nació en el pueblecito de Senés el 28 de agosto de 1878, aunque es difícilmente verificable dada la desaparición del archivo municipal y parroquial. A corta edad emigró con la familia a las localidades jiennenses de La Carolina y Arquillos, donde trabajó en la minería antes de pisar los alberos de Zaragoza, Madrid, Granada, Valencia, Murcia, Sevilla, Lisboa y distintas capitales lusas. Vestida de mujer (chaquetilla y falda), alternó con los emergentes Lagartijo chico y Machaquito, con desigual resultado artístico, evidentes muestras de arrojo y notable éxito de taquilla ante la curiosidad de ver a la valerosa “mujer” que iniciaba su andadura torera. Paradójicamente, admiración e insultos iban de la mano. La suerte cambió cuando el 2 de julio de 1908 los gobernadores civiles recibieron un conminatorio telegrama de Juan de la Cierva, ministro de Gobernación:

La opinión pública ha protestado en varias ocasiones contra la práctica que va introduciéndose en las plazas de toros de que algunas mujeres tomen parte en la lidia de reses bravas (…) El hecho en sí constituye un espectáculo impropio y tan opuesto a la cultura y todo sentimiento delicado (…) Dispongo que en lo sucesivo no autorice función alguna de toros en que estos hayan de ser lidiados por mujeres.

Al parecer, La Reverte recurrió el decreto sin que el contencioso administrativo le resultara favorable. Personas próximas a su día a día señalan que se empleó en el coto minero La Española, de Vílchez (Jaén), “donde murió trabajando como guardesa, en junio de 1942, siempre vestida de hombre: con pantalón, zahones, faja y escopeta al hombro”. En cuanto a su reaparición en los ruedos, anunciada con nombre masculino, las opiniones difieren: que lo hizo tras 24 años de inactividad (en tiempos de la II República) en una novillada nocturna en Madrid, cosechando un rotundo fracaso. Otros, que fue bastantes años antes, también en Vista Alegre y en cuya enfermería fue atendida como tal mujer de una cogida sin trascendencia.

Su controvertida filiación se acompaña de un estrambote acorde con la leyenda: a comienzos del anterior siglo se sometió –aventuró un periódico madrileño- a una operación de cambio de sexo: ¿un inusual caso de ginandra o hermafrotidismo? Desde entonces pasó a llamarse Agustín Rodríguez Tripiana en lugar de María Salomé y su atractivo para los públicos cayó en picado. Jamás toreó en la provincia que la vio nacer, a pesar de que en ocasiones se ha reiterado el error.



Sevillano Miralles Antonio





Política de Privacidad | Aviso Legal