Antonio Manuel CAMPOY ALÍAS


CAMPOY ALÍAS, Antonio Manuel (Cuevas del Almanzora, 1924 - Madrid, 1993). Crítico de arte.


      De amplias ambiciones intelectuales, destacó por su prolífica aportación a la Historia del arte. Desde muy joven da muestras de sus inquietudes artísticas e intelectuales, lo que le lleva a entablar estrechas relaciones con algunos integrantes del Movimiento Indaliano, entre ellos, Jesús de Perceval, al que le ligaría desde entonces una profunda y duradera amistad. En 1945 decide trasladarse a Madrid en busca de una vida cultural más dinámica y rica de la que le ofrecía la capital almeriense. Allí tendrá la fortuna de captar la atención de Eugenio D’Ors, quien muy pronto lo arropará bajo su privilegiado magisterio. En esta época compagina sus estudios de Filosofía y Letras con el cultivo de la amistad entre los más señeros personajes de la cultura y el arte del momento, colaborando intensamente con José Camón Aznar, amigo y biógrafo de Pío Baroja, y Gutiérrez Solana.

     Viajero incansable, insaciable en sus ansias de conocer y saber, emprendió largos periplos por Europa, América y España, y de esta experiencia brotaron formidables descripciones sobre paisajes, gentes y costumbres a las que otorgó forma de libro. Ágil, inventivo, ingenioso, de ironía elegante e incisiva, supo aplicar el arte de la escritura para revelarnos los misterios de las otras artes. Sus críticas se prodigaron por revistas españolas y extranjeras, pero encontraron su mejor receptáculo en las páginas de ABC, diario al que estuvo vinculado durante varias décadas, pasando por sus columnas los artistas más sobresalientes del panorama pictórico y escultórico del país. No conforme, penetró en la monografía como mejor vehículo para profundizar en las vicisitudes vitales y artísticas de numerosos pintores contemporáneos: Redondela, Benjamín Palencia, Vela Zanetti, Manuel Baeza o Vargas Ruiz, entre otros muchos. Ahora bien, esta permanente atención a los contemporáneos no entorpecerá su incursión en el estudio de los clásicos (Velázquez, Murillo, etc.) o de los grandes maestros del XIX y el XX (Solana, Picasso, etc.). De su afán investigador y compilador, nacen obras monumentales, de enorme erudición y contenido abrumador.

      A su trabajo como redactor jefe en Radio Televisión Española, sumó la actividad desarrollada en las numerosas sociedades y academias de las que formó parte. Fue vicesecretario de la Asociación Española de Críticos de Arte, vicepresidente de la Academia Libre de Artes y Letras de San Antón, vocal del Patronato del Museo Español de Arte Contemporáneo y de la Academia de San Telmo y San Luis. Integró la Junta Directiva del Ateneo de Madrid y la de la Asociación Española de Escritores y Artistas. Finalmente, su pertenencia a la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría y a la Association Internacional de Critiques d´Art de París hablan de esa incansable actividad de la que hizo alarde hasta el final de sus días.

      Antes de morir, Antonio M. Campoy dejó expresado un último deseo a su esposa Rosa Mª Sáez Prol. Ella, cumpliendo esta voluntad, donó al municipio de Cuevas del Almanzora las extensas y ricas colecciones de pintura, escultura y grabado que hoy constituyen los fondos del Museo-Fundación que lleva su nombre.

      Algunas de sus obras seleccionadas son: Norteamérica a vista de pájaro (1962), Viaje por España (1963), Mirando alrededor (1965), Museo del Prado (1970), Cien maestros de la pintura contemporánea (1976), Diccionario crítico del Arte Español Contemporáneo (1976), Vida y obra de Murillo (1982), Vida y obra de Velázquez (1983), Pérez Villamil y los pintores románticos, Picasso en Vallauris y Viajes por tierras de España (1992), como reducida muestra de su amplia producción.




Fernández Bolea, Enrique





Política de Privacidad | Aviso Legal