BELVIS, los

(Almería, ss. XV-XVII). Aristocracia musulmana y morisca. Procede de una noble e influyente familia musulmana de la Almería del siglo XV, los Suleiman el Baho. Abdalá Suleimán el Baho fue alfaquí de la ciudad y secretario del príncipe el Zagal, con quien colaboró en la capitulación de Almería ante los Reyes Católicos. Jefe de la comunidad mudéjar almeriense, fue bautizado en la ciudad de Granada en 1500, recibiendo el nombre de Francisco de Belvis el Baho; los servicios prestados a los Reyes Católicos y su conversión fueron premiados con el cargo de alguacil mayor de Almería a perpetuidad y un juro anual de 12.400 mrs. Estuvo casado con Violante de Belvis. Su hijo, Alonso de Belvis el Baho, emparentó esta familia con otra de gran rango aristocrático nazarí, la Granada Venegas, a través de su matrimonio con Brianda de Granada Venegas, hija de Pedro de Granada (Yahya al Nayar, infante de Almería). A su vez, una hija de éstos, Brianda de Belvis Granada Venegas, contrajo matrimonio con Diego Avís de Córdoba, otro miembro de ilustre linaje musulmán (los Córdoba), del que nacerían Alonso y Leonor Avís de Granada Venegas. Entroncaban, así, tres familias de la antigua aristocracia nazarí, en un claro proceso endogámico de mayor extensión (enlazaron con los Abudi, Hazera, Bazán, Abenaxara, Barzana, Marín...)

La familia Belvis fue muy prolífica, pero hacia mediados del siglo XVI el miembro más representativo fue Francisco de Belvis (1474-¿), hijo de Alonso de Belvis el Baho, alguacil mayor de Almería, y su sucesor como regidor (desaparecerá el cargo de alguacil mayor), repartidor de la farda y procurador de los cristianos nuevos, y primo hermano de Alonso Avís Granada Venegas . La actuación los dos primos fue paralela, pues vivieron unos mismos problemas derivados de la guerra y expulsión de los moriscos. Francisco de Belvis actuó como pacificador ante los moriscos insurrectos e intervino en la cabalgada de Benahadux. Debido a estos servicios y a la “calidad” de su persona, fue exceptuado de la deportación morisca de 1570 y se le mantuvo su hacienda.

La posición socioeconómica de este personaje era importante: regidor de la ciudad y un patrimonio de 2.000 ducados. Casado con Isabel de Bustos, de hidalga familia cristiana, ambos instituyeron un mayorazgo en 1571, ante Francisco de Lorenzana, escribano del cabildo. Sus mayores posesiones estaban en Alhadra, donde solían residir con frecuencia. El matrimonio tuvo dos hijos, Juan y Alonso.

Juan sucedió a su padre en el mayorazgo y en 1587 un censo lo relacionaba como “regidor rico”, viviendo en la plaza de la Fuente del Baho, en Almería. Juan enlazó con la nobleza cristiano vieja, a través de Jerónima de Solís Setiel, quien aportó de dote 326.838 maravedíes, y de la que no tuvo descendencia. Pero en su testamento (28-VII-1604) reconocía como hija natural a Mariana de Bustos y la declaraba heredera de la mitad de sus bienes, legando la otra mitad a su sobrino Juan de Villalobos, a quien había criado junto a Luis de Belvis. Incluso un Martín de Belvis aduciría ser hijo natural de Juan para eximirse de la expulsión.

Fallecido Juan, el mayorazgo pasó a su hermano Alonso de Belvis. Vivió los tiempos difíciles de la expulsión general de los moriscos en 1609, debiendo demostrar su nobleza. Tuvo que hacerse cargo de las deudas que dejó su hermano al morir y devolver la dote a su cuñada Jerónima. Ello le supuso tal grado de endeudamiento que necesitó empeñar su título de regidor por 3.600 reales y vender parte de su hacienda. Su hijo, Francisco de Belvis, pudo recuperar en 1618 la hacienda y el oficio de regidor, mediante la ayuda prestada por los Marín, otra familia de ascendencia morisca.

Hacia mediados del siglo XVII el apellido Belvis, su mayorazgo y regimiento de la ciudad fueron absorbidos por la familia Villalobos a partir del matrimonio de Francisca
Paula de Belvis
, hija de Alonso, con Juan González de Villalobos.


Muñoz Buendía Antonio





Política de Privacidad | Aviso Legal