BORDIÚ, familia

(siglo XIX). Cristóbal Bordiú y Góngora (Zaragoza, 1798 - Madrid, 1872) Era un cualificado funcionario trasladado a Almería donde redactó el proyecto de presa para las Angosturas de Galáchar, como secretario de la Junta de Fomento Provincial. Llegó a ser diputado a Cortes por la provincia en 1844, ocupando altos cargos políticos en los gabinetes moderados, como Director General de Agricultura, Industria y Comercio desde 1847 y Ministro de Gobernación en 1851. Fue un experto jurista, autor de varias obras. Junto a Antonio Gil publicó un opúsculo (“Cuestiones políticas y administrativas”, Madrid, 1836) y, en solitario, una memoria de actividades públicas: Noticia general y razonada de los trabajos ejecutados en el Ministerio de Comercio, Instrucción y Obras Públicas, en el de Hacienda y en la Presidencia del Consejo de Ministros durante los periodos de tiempo que estuvieron á cargo del Excmo. Señor D. Juan Bravo Murillo (Madrid, 1858).

Su hermano, José Bordiú y Góngora, era empleado de Hacienda en 1831 ocupando luego varios cargos políticos, pues fue durante casi veinte años diputado provincial (1835-1854), compatibilizando el cargo con el de alcalde (1836), aunque tuvo que renunciar a él al ser elegido diputado a Cortes (1835- 1837 y 1840-1844).

Su hijo, Cristóbal Bordiú Pérez (Almería, 1856 - Cuevas, 1934), fue abogado y registrador de la propiedad, dentro de una familia de cualificados técnicos de la Administración con inquietudes políticas. Tras cursar estudios en Madrid, se estableció en Almería, en la que siguió el camino de su padre. En 1881 formaba parte de la lista posibilista-democrático- constitucional, junto a su amigo Pedro Jover Tovar. Pocos años después fue trasladado a Cuevas (1886), integrándose en la inquieta burguesía local relacionada con la cultura, la minería y el patrimonio. Siguiendo la estela familiar, publicó una Novísima legislación hipotecaria anotada y concordada con el Código y la Ley de enjuiciamiento civil, texto jurídico en el que glosaba la Ley Hipotecaria de 1861, publicado por la Revista de los Tribunales (Madrid, 1890). A partir de entonces se preocupó por la historia y la arqueología. En 1908 escribió, entre otros muchos (por ejemplo, unos «Orígenes de la diócesis almeriense»), una serie de artículos titulados “Apuntes para la carta geográfica-romana de la provincia de Almería”, tema con el que seguía trabajando un año después en la serie “De Barea a Bastitania”, ambos trabajos publicados en el periódico católico La Independencia. En 1910 escribía «La estación arqueológica de Cela (Tíjola)» para la Revista de la Sociedad de Estudios Almerienses, corporación científica a la que perteneció. Cultivó la anécdota local con la serie “Cosas de antaño”, publicada en La Independencia en 1915 y entre 1932 y el año de su muerte.


Cara Barrionuevo Lorenzo





Política de Privacidad | Aviso Legal