AtrasAdelante


 

         
 
Prevención en el ámbito educativo
 
         
  El medio educativo es uno de los espacios privilegiados en el que concretar las estrategias de intervención en prevención de drogodependencias.

El Observatorio Europeo de la Droga y las Toxicomanías, (OEDT), señala que los programas de prevención de las drogodependencias en las escuelas son esenciales. Éstos deben centrarse tanto en el desarrollo de habilidades personales y sociales que permitan a los jóvenes afrontar las situaciones conflictivas y la presión de los compañeros, como en el fomento de actitudes críticas.

El OEDT remarca que las medidas a corto plazo o de carácter intermitente, han sido ineficaces e incluso podrían despertar el interés de los jóvenes por las drogas. Insiste en que la información tendenciosa, (por ejemplo la exageración de los riesgos y del correspondiente peligro que plantean las drogas ilícitas), o las que se basan en aseveraciones de juicio sobre las drogas tampoco surten el efecto deseado.

La Estrategia Nacional sobre Drogas sitúa a la prevención como su eje fundamental. Se basa en la educación y en la formación en actitudes y valores, dirigida especialmente a los niños y jóvenes. Reconoce el gran alcance e interés alcanzado en los últimos años por los programas escolares y propone la paulatina generalización de la intervención en este ámbito.

Señala, como principales características de la intervención en el ámbito escolar, que las actividades que se desarrollen con los alumnos estén dirigidas por su profesorado e integradas en las actividades del centro, que formen parte del proyecto educativo de éste, continuadas en el tiempo y no esporádicas y que existan materiales preventivos adaptados a la etapa evolutiva del alumno,

La prevención es, asimismo, uno de los principios generales sobre los que se sustenta el Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones (PASDA) y una de las  áreas fundamentales en torno a las cuales se estructura.

El objetivo a alcanzar en prevención de drogodependencias en el ámbito educativo es posibilitar que todos los niños, niñas y adolescentes puedan recibir a lo largo de la escolarización obligatoria formación básica y adiestramiento en habilidades de prevención de drogodependencias y otras adicciones. A medio plazo el objetivo es que independientemente del recorrido que el alumnado haga por diversos centros, garanticemos la continuidad de la formación.

En el ámbito educativo, el modelo de prevención va más allá de la mera aportación de información. Introduce el desarrollo de habilidades sociales, actitudes, valores y creencias y hábitos de salud. La prevención del consumo de drogas y de otras conductas adictivas ha de incluirse en el proyecto curricular. Por ello, Las Consejerías de Educación y Ciencia y de Igualdad y Bienestar Social vienen colaborando con el objetivo de que los niños, las niñas y adolescentes andaluces reciban, a lo largo de su escolarización obligatoria, formación básica en prevención de drogodependencias y otras adicciones y un adiestramiento en las habilidades sociales que funcionan como factores de protección.

Para alcanzar esta meta, ambas Consejerías, a través de la Dirección General para las Drogodependencias, desarrollan diferentes programas educativos de prevención de drogodependencias, dentro de los Programas de Hábitos de Vida Saludable, en la 3ª etapa de la Educación Primaria Obligatoria (E.P.O.), Educación Secundaria Obligatoria (E.S.O.), Bachillerato y Ciclos Formativos.