Iglesia de La Encarnación

El templo parroquial de la antigua Codba es un ejemplo excepcional por aunar, aunque con soluciones modestas, diversas manifestaciones del mudéjar, gótico, renacimiento y barroco. Su construcción se remonta a 1557, cuando se compra un haza de morales al morisco Lorenzo Melarí como solar para el nuevo edificio. Entre 1557 y 1560 Juan Trujillo hizo la albañilería, Pedro de Villanueva, la cantería de las gradas, Melchor de Melgar, la carpintería, con madera de álamo del Andarax y pino de fuera, y la viuda de Tenorio proporcionó azulejos y alizares.

Su estructura responde al modelo de iglesia mudéjar de una sola nave con capilla mayor diferenciada. Los muros son de ladrillo y cajones de mampostería en la parte inferior y cajones de tapial en el resto. Conserva gran parte de la cornisa original de modillones de ladrillos doblados, mientras que el alero de ladrillos en saledizo corresponde a reparaciones posteriores, fundamentalmente del siglo XVIII. A este mismo siglo corresponde también el revoco con imitación de sillares que, en parte, se conserva en el exterior de la capilla mayor. En el lado de la epístola el presbiterio se abre una capilla con bóveda nervada y portada renacentista, fechada ésta en 1594.

Fue quemada durante la rebelión morisca, y después rehecha la armadura por Juan Alonso "el mozo" y un grupo de aserradores franceses. Esta armadura tuvo que ser apuntalada en 1709, y un año más tarde Francisco Márquez levantó las armaduras actuales. A mediados del siglo XVIII fue ampliada con una nave abovedada en el lado de la epístola. La antigua sacristía se ubicaba en la parte baja de la torre, con una bóveda de aristas, mientras que la actual corresponde al siglo XVIII.

En su exterior sobresale en su lado norte una bella y sencilla portada latericia, inspirada en modelos renacentistas, y con un interesante segundo cuerpo, que presenta un nicho con venera, entre semicolumnas dóricas sobre ménsulas, muy deterioradas, y entablamento.

Pósito

El pósito de Fuente Victoria es un edificio muy transformado en su interior. Conserva la caja de escalera, si bien, con nueva solería. De su exterior destacan la cantería en las esquinas y la apreciable portada en arco de medio punto, de piedra de sillería en dovelas, a pesar de su sencillez, bastante original en nuestra comarca. En la fachada lateral conserva las rejas, que según creencia popular eran las que hacían de este edificio el presidio que dio nombre al lugar hasta fechas recientes. Sus rasgos estilísticos apoyan la posibilidad de que fuera construido tras las

repoblaciones de la zona de 1572.

Forma con la iglesia parroquial y la casa de los Palomar un conjunto de indudable valor histórico artístico que aúna en una misma perspectiva los poderes de la sociedad de la Edad Moderna: estado, iglesia y nobleza. Fue la sede del concejo o ayuntamiento de Codbaa, llamada después Presidio de Andarax, no por la cárcel que existió, sino por ser presidio o guarnición de soldados. En la segunda mitad del siglo XIX, pasó a depender primero de Laujar de Andarax, y dos

años más tarde, de Fondón. En la década de los veinte del siglo XX, cambió su nombre por el actual, y en 1982 recuperó cierta autonomía al convertirse en entidad local autónoma.

Casa de los Palomar

Esta casa es sin duda el mejor ejemplo de construcción civil de Fondón y uno de los mejores de la provincia de Almería. Se sitúa junto a la iglesia, en la calle Real, en el antiguo Camino Real que atravesaba La Alpujarra.

En su fachada de tres plantas destaca la torre mirador, que se eleva por encima del conjunto con una altura más, y que presenta una trilogía de arcos de medio punto entre pilastras por cada frente. También sobresale en su exterior la señorial portada de piedra, de amplio hueco adintelado, rodeado por un marco ampliamente moldurado, cuyo dintel se ve interrumpido por un escudo; dos pilastras sobre plintos, con unos curiosos capiteles con cabezas de "putti" y hojarasca, la encuadran, adelantándose ligeramente respecto del conjunto, y soportan un entablamento cuya cornisa sirve de

soporte a la repisa del balcón principal, al que cobija un arco carpanel de ladrillo.

En su interior destaca el patio con cuatro columnas de piedra dorico-toscanas, que soportan la galería superior con barandilla de madera. En un ángulo del fondo se abre la caja de la escalera.

Esta casa perteneció a la familia Palomar, cuyo primer miembro en Fuente Victoria fue don Diego de Palomar, quien casó con la rica heredera local doña María Rosillo Remírez, en 1666. Don Diego era hijo del que fuera alcalde mayor de Ugíjar y máxima autoridad de la comarca, don Andrés de Palomar.

Aunque no sabemos la fecha exacta de su construcción, su propietario en 1742, el presbítero don Andrés de Palomar, al redactar su testamento declaró que la tenía sin terminar.

Numerosas leyendas rodean a esta casa. La tradición popular afirma que fue en ella donde residió durante más de un año el rey Boabdil tras ser expulsado de Granada por los Reyes Católicos. También se afirma que la habitó, al finalizar su campaña contra los moriscos, don Juan de Austria. Estas leyendas hacen que la casa se la conozca más por los nombres de estos supuestos ilustres moradores, que por los auténticos constructores y propietarios, según reza además su escudo heráldico en la portada.

Casa calle Real

Esta casa se sitúa inmediatamente al lado de la de los Palomar, y es, evidentemente, una adaptación más popular de la solución de ésta. Un zaguán conduce a un pequeño patio interior con galería en el primer piso, apoyada sobre cuatro columnas y dinteles, solución que se repite en el piso superior, donde una reforma posterior introdujo arcos segmentados; tiene cubierta de launa.

Su fachada que en la actualidad aparece encalada a excepción de un zócalo gris oscuro, presenta una serie de huecos irregularmente repartidos, seguramente pertenecientes a diversas épocas; destaca en ella la portada, adintelada, encuadrada por dos pilastras sobre las que se apoya un entablamento reducido cuya cornisa sirve de base a la repisa del balcón central; en el centro del entablamento y del dintel aparece una especie de estrecha voluta;

En el siglo XVIII era propiedad de los Valdivia, familia que desde Extremadura vino a repoblar Fuete Victoria, por entonces llamada Codbaa, y que desde aquí se extendió por La Alpu\rra, convirtiéndose en una de las familias más importantes.

Casa de Fernando Hita (Ayuntamiento)

Esta casa fue construida a finales del siglo XIX, una vez construida la nueva carretera que atravesaba la población, por D. Matías Villegas Gómez, un vecino que marchó a Extremadura, donde hizo cierta fortuna, y regresó años después.

Es una construcción con bastantes elementos historicistas, pertenecientes a una cierta burguesía local y manifiestamente distinguible del resto de las construcciones popules que la rodean. De dos plantas y terraza, se marca la separación de ambas mediante un amplio listel, mientras que pilastras de muy poco resalte con una especie de placas recortadas en su interior sirven para enmarcar las esquinas. Todos los muros exteriores reciben una especie de esgrafiado mediante el cual se realiza el recercado de huecos, a base de sillares en las jambas y grandes dovelas en los arcos segmentados y series de líneas paralelas dispuestas a intervalos regulares en el resto de los muros. La fachada principal, cuyos vanos se ordenan en tres ejes, tiene su elemento más característico en una especie de cierre situado sobre la puerta principal, resuelto con una trilogía de arcos, uno central conopial, y dos extremos de herradura. A su derecha se conserva el jardín de la casa, elemento éste desaparecido en la mayoría de estas viviendas en nuestra zona.

Fue donada por los propietarios al pueblo de Fuente Victoria.

Placeta de la Rabitilla

Rincón típicamente alpujarreño en el que destaca el tinao, pasadizo que por encima de la calle comunicaba dos viviendas de ambos lados.

En la fachada de una de sus casas es llamativa la tosca adaptación de elementos para el soporte del balcón y el encuadramiento del mismo, sin duda reformas de pilastras de portadas clásicas de viviendas señoriales.

El nombre de "rabitilla" deriva de rábita, especie de pequeño oratorio, a modo de capilla, donde se veneraban los restos de un santón musulmán, y nos recuerda el pasado árabe de Fuente Victoria.

Ermita de la Reina de los Ángeles

El origen de esta ermita dedicada a la Reina de los Angeles hay que buscarlo en don Francisco de Morales, vecino que sobrevivió a la rebelión de los moriscos siendo un niño, y que era el mayor propietario del valle a su muerte en 1618. Por su testamento sabemos que había construido una ermita diez años antes, pero que se le había arruinado, por lo que mandaba a sus herederos que construyesen una nueva. Pocos años después estaba reconstruida y durante un siglo fue esta familia la encargada de su culto.

A mediados del siglo XVIII existía ya la Hermandad para atender la ermita.

Es una construcción sencilla, que tuvo adosada la casa del ermitaño y la sacristía hasta su reciente restauración, en la que perdió también los escasos restos que conservaba del esgrafiado geométrico de su fachada.

A finales del siglo XIX, hubo que modificar el interior de la ermita para facilitar el cambio de acceso desde la nueva carretera, ya que el antiguo camino real pasaba por el lado norte, donde se abría la portada original, que todavía hoy podemos ver.

Fuente de la Plaza Maestro Barco

Este sencillo pilar, con aire modernista, situado en la plaza principal dedicada a un ilustre músico hijo del pueblo, es el que, según la tradición, dio el nuevo nombre de Fuente Victoria (éste por la reina Victoria) a la población cuando se le cambió en 1922, sustituyendo al antiguo de Presidio de Andarax. Sin embargo, esta fuente es posterior a aquel acontecimiento, y el nombre de fuente lo recibe por la antigua Fuente de la Reina, situada en mitad de la vega.

Está decorada toda ella con restos de mineral de plomo procedentes de las antiguas fundiciones.


Entidad Local Autónoma de Fuente Victoria (Cif: P0400001D)
Plaza/ Rey Chico s/n 04479 Fuente Victoria - Fondón (Almería)
Teléfono: 950.513.124