Antonio JIMÉNEZ NAVARRO


JIMÉNEZ NAVARRO, Antonio (Huércal Overa, 1888 - Huércal Overa, 1970). Maestro nacional y escritor.


      Fue siempre un hombre apegado a su tierra y con un inmenso afán por el progreso de sus conciudadanos. Aparcó la profesión de maestro nacional para dedicarse al mejoramiento de sus explotaciones agrarias, de ahí la pasión con que encaró la lucha por los trasvases de agua a la cuenca del Almanzora. Por este fin mantuvo una intensa correspondencia con Emilio Zurano Muñoz, Martín Navarro Flores y los ingenieros Francisco Jiménez Ontiveros y Enrique Gómez López, y fue fiel colaborador del párroco Bartolomé López Cerón, principal impulsor de las obras.

      Pero no sólo pugnó por las cosas materiales; como hijo del regeneracionismo ansió por igual el provecho económico y el intelectual. Fue presidente del Ateneo de Huércal Overa y, durante un tiempo, director su periódico decenal La Voz del Ateneo (1915- 18). En la década de los veinte encabezó otro proyecto periodístico que cristalizó en el semanario El Almanzora (1927-1930). La principal razón de ser de este periódico fue promover la construcción del trasvase de los afluentes del Guadiana Menor al norte de la provincia de Almería. Al desestimar el Gobierno el trasvase del Castril y Guardal, Antonio Jiménez concentró sus esfuerzos en impulsar el proyecto de los sondeos para el alumbramiento de aguas subterráneas en la zona de El Saltador. Este propósito sí se consiguió y, en 1961, los pozos fueron inaugurados por el Jefe del Estado, Francisco Franco. El Ayuntamiento y la Cámara Sindical Agraria de Almería agradecieron sus esfuerzos con la entrega de una medalla conmemorativa.

      Durante la Guerra Civil estuvo preso en el Ingenio de Almería y, tras la contienda, comenzó una historia contemporánea de Huércal Overa estructurada como una continuación de la monografía escrita por Enrique García Asensio. No la terminó y sus borradores no han sido editados. Sí se publicó, aunque más de veinte años después de su muerte, El Cura Valera y sus cosas. Este trabajo de minuciosa recopilación de datos para el proceso de beatificación del Cura Valera le ocupó gran parte de su vida. La devoción al venerable sacerdote huercalense le llevó a abrazar una conducta desprendida con los más desfavorecidos de su pueblo. Su casa se convirtió en destino de todos aquellos que no tenían nada que echarse a la boca o con que vestirse. Incluso donó a los ancianos del asilo una finca que poseía en usufructo, herencia de su primera esposa, Ángela García Sánchez-Rubio. Se casó en segundas nupcias con Patrocinio García Jiménez de Cisneros, prima hermana de la anterior.





Política de Privacidad | Aviso Legal | Versión: 2.1.1 | 23/09/2022