José TRÍAS HERNÁIZ


TRÍAS HERNÁIZ, José (Madrid, 1841 - Almería, 1898). Ingeniero.


Este ingeniero madrileño llegaría a Almería en mayo de 1863, como primer destino de su recién acaba titulación. Desde su llegada a Almería se incorporó a la Jefatura Provincial de Obras Públicas, donde realizó trabajos de estudio y construcción en las carreteras del Estado en la provincia. Así, entre estos trabajos podemos destacar obras realizadas en la carretera de primer orden de la Estación de Vilches a Almería o en la de segundo orden de Málaga a Almería. De este periodo destacan el proyecto del puente sobre el río Andarax, en las proximidades de Canjáyar, y las obras de encauzamiento del río Adra, ambos de 1866. En 1867 contraería matrimonio con Carmen Campos Yanguas y es trasladado a Barcelona.

Regresó pronto a la capital, en 1871, como jefe de obras públicas de la provincia. Dos años más tarde, obtiene excedencia para realizar para la Diputación Provincial de Almería los estudios del ferrocarril de Linares a Almería, encargo que le llevará cinco años y en los que desplegará todas sus capacidades negociadoras para conseguir en Madrid la aprobación del proyecto. De este momento nos quedan las interesantes cartas que intercambiaron Alfonso M. Cano, presidente de la Diputación Provincial de Almería, y el propio Trías con otros políticos relevantes de la época, que son una radiografía de las políticas del favor y de la influencia, habituales en los primeros años de la Restauración.

En 1877 regresa al servicio activo del Estado y, al año siguiente, es nombrado primer director de la Junta de Obras del Puerto de Almería, que se había constituido ese mismo año. Las dificultades económicas con las que la Junta inicia su actividad se constatan en la petición de reducción de sueldo que le hacen a Trías desde la presidencia provisional de la misma, ocupada en ese momento por Antonio Iribarne, siendo el secretario provisional José Spencer. En el nombramiento de Trías intervino José de Burgos, que buscó el apoyo de José de Cárdenas, ministro del partido conservador y vicepresidente del Consejo de Administración de la Compañía de los Caminos de Hierro del Sur de España, la empresa que se había hecho con la concesión de la línea de ferrocarril de Linares a Almería, proyectada por el propio Trías. Éste permaneció al frente de la dirección facultativa del Puerto de Almería hasta 1892. En estos catorce años de gestión le correspondió el encargo de la redacción del proyecto definitivo del puerto, a partir de los anteriores proyectos de Derquí, Cervigón y Durbán, haciéndose cargo de los trabajos de construcción del dique de Poniente y el andén de Costa de Levante, así como de las obras de inicio del dique de Levante. Los planeamientos de Trías constituyeron la traza básica del puerto de Almería sobre el que se desarrollaron las posteriores ampliaciones y mejoras.

Tras su cese en el puerto de Almería, fue nombrado Delegado Regio del Sindicato de Riegos de Lorca en 1892 y, en agosto de 1893, se hizo cargo de la jefatura de la División Hidrológica del Guadalquivir. Su último destino es de 2 de noviembre de 1897, cuando fue nombrado Jefe de la Cuarta División de Ferrocarriles con sede en Sevilla, pero su deteriorada salud le hizo pedir, apenas un mes después, la jubilación “por causa de imposibilidad física para desempeñar destinos del Estado”. Este cese en el servicio activo le sería otorgado en marzo de 1898, pocas semanas antes de su fallecimiento.

De modo paralelo a ese dinamismo profesional, Trías desarrollaría un intenso trabajo intelectual, con la preparación de textos y discursos sobre cuestiones de ingeniería y económicas. Ya en 1872, antes de afrontar el proyecto del ferrocarril de Linares a Almería, había pedido un año de excedencia “para viajar por el extranjero", con el objeto de examinar las obras públicas de más importancia. Igualmente, fue primer presidente del Ateneo de Almería, que inauguró con una conferencia sobre el tema ferroviario. También aportó sus conocimientos en un trabajo sobre “La cuestión de aguas” al primer número de la Revista de Almería, en 1884. Su muerte, el 25 de junio de 1898, tuvo una amplia repercusión en la ciudad, como se puede seguir a través de las informaciones publicadas en la prensa local.




Cuéllar Villar, Domingo





Política de Privacidad | Aviso Legal