Gabriel Francisco de CALLEJÓN VILLOCH


CALLEJÓN VILLOCH, Gabriel Francisco de (Amberes, 1881 - Lisboa, 1946). .


      Diplomático, músico, comerciante. Perteneciente a una familia alpujarreña de diplomáticos, era hijo de Ventura de Callejón Bosomba, tras su segundo matrimonio con una rica cubana de ascendencia gallega. Educado en Glasgow, donde su padre era Cónsul, posteriormente terminó su formación en Hamburgo, donde su familia tenía casa y propiedades, licenciándose en Leyes en Londres. Dotado de un talento especial para la música, recibió aprendizaje de este arte de la mano de diferentes prestigiosos artistas suecos, españoles y alemanes.

      Tras la muerte de su padre (1900), junto con sus hermanos, constituiría la sociedad "Hijos de Ventura de Callejón", complejo conjunto de inversiones vinculadas a la producción, tratamiento y exportación de uva de mesa, junto a inversiones mineras (Sierra de Gádor), navieras (Vigo y Hamburgo), industrias de curtidos y salazón (Galicia), plantaciones de caña, ingenios de azúcar (Matanzas) y fincas de recreo (Costa Azul francesa), entre otras. Como abogado y persona dotada para los negocios, fue cabeza rectora y directora de este entramado empresarial por la la minoría de edad de su hermano Gabriel y la muerte temprana de su hermanastro Ventura, con cuya viuda se casaría. Poco tiempo después, los dos hermanos disolverían la sociedad, ingresando este personaje en el cuerpo diplomático, siendo destinado como letrado y traductor de la embajada española en Londres.

      Gracias a su polivalente formación, fue el primer abogado español colegiado en Inglaterra, prestigio como letrado que le permitiría, en 1929, ser apoderado por la familia real española para hacerse cargo de la herencia de la reina madre María Cristina de Habsburgo-Lorena. Proclamada la II República, en 1931, recién exiliado el rey Alfonso XIII, éste le visitaría en Londres, encargándole igualmente la defensa de su patrimonio personal ante las demandas del gobierno republicano. Ferviente monárquico, Callejón Villoch renunció a su puesto diplomático durante la etapa republicana, incorporándose a sus labores durante la Guerra Civil, apoyando al gobierno de Franco. Serviría en la embajada española en Lisboa, fechas en las que vuelve a frecuentar Dalías para poner en funcionamiento su extenso patrimonio.

      Junto a su labor diplomática, Callejón cultivó la música, llegando a editarse diversas de sus composiciones, de las que sobresalen: Ave María de los navegantes, Mujercita (vals) o No llores nena. Fallecería sin descendencia, heredando su importante patrimonio almeriense su sobrino -a la sazón hijastro- Juan Ventura de Callejón y Carrillo de Albornoz.




Sánchez Ramos, Valeriano





Política de Privacidad | Aviso Legal | Versión: 2.1.1 | 23/09/2022