Fernando GARCÍA ESPÍN


GARCÍA ESPÍN, Fernando (Granada, 1883 - Turón, Granada, 1938). Empresario y abogado.


      Dotado de unas extraordinarias cualidades creativas y organizativas, proyectó toda su inquietud emprendedora en la provincia de Almería. Aunque nació en Granada, contrajo matrimonio con la vecina de Canjáyar Isabel Esteban Romera y, en este pueblo y en el también municipio almeriense de Adra, radicó y trabajó durante la mayor parte de su vida, con breves estancias en la capital. Su obra magna en la primera etapa, iniciada sobre 1918, fue sacar de la atonía, desidia e individualismo nefastos al sector agrícola de Canjáyar y otros vecinos de pueblos colindantes, propiciando un movimiento asociativo cristalizado en la Sociedad Anónima “Productores y Exportadores de Frutas Frescas de Canjáyar”. Su liderazgo como emprendedor encontró la acogida entusiasta de la práctica totalidad de los dedicados al monocultivo de parral de la zona, fiados, además, en sus dotes de eminente jurista. Eran los objetivos orientar el trabajo en la producción, canalizar la exportación, ayudarse por rigurosos y seguros sistemas financieros e incrementar el desarrollo societario. La sociedad se constituyó el día 28 de marzo de 1919. Al margen de ello, pero en el marco de sus objetivos agro-alimentarios y comerciales, fundó también la "Fábrica de Conservas Vegetales Santa Isabel. El reconocimiento de los vecinos quedó patente en el nombramiento que se le hizo de hijo adoptivo en 1922.

     Posteriormente, la reducida capacidad de medios y recursos existentes en Canjáyar motivó que en 1930 trasladara la fábrica conservera a Adra. Allí la instaló en donde se había ubicado anteriormente la fábrica azucarera abderitana. Los resultados del cambio de ubicación de la fábrica se dejaron notar favorablemente promoviendo riqueza en amplios sectores de la zona. Aún, su incansable actividad creativa, le llevó a fundar en la misma localidad de Adra la Sociedad Anónima “Aguas y Cauce de San Fernando”, construyendo el canal del mismo nombre en su empeño de ampliar considerablemente las tierras de regadío. Adquirió a este fin un gran volumen de agua de la entidad Azucarera de Adra y la canalizó desde el río de Adra a la zona de poniente hasta Balerma y Guardias Viejas, en una longitud de 30 kilómetros. Se pusieron así en regadío 750 hectáreas. El diario almeriense La Crónica Meridional, haciéndose eco del sentir de la gente, expresaba en el año 1930 que García Espín era “Un hombre de esos que tanta falta nos hacen en nuestra provincia…”.





Política de Privacidad | Aviso Legal | Versión: 2.1.1 | 23/09/2022