María CAÑETE PERAL


CAÑETE PERAL, María (ALMERÍA, Sin datos - MADRID, 1966). ACTRIZ TEATRAL.


La almeriense trabajó con las mejores damas de la escena y dirigió compañía propia. Alcanzó notable notoriedad, pero después de la Guerra Civil prácticamente cayó en el olvido de quienes antes la adoraron, pese a que no se bajó de las tablas definitivamente ni se apartó de los focos cinematográficos. De condición humilde, María Cañete Peral nació en el ocaso del XIX en la zona de la plaza Pavía. Tan aplicada fue en el aula que en la Feria de 1905 fue premiada como alumna distinguida de las Escuelas Públicas. Ahí comenzó a mostrar su vocación poética y teatral, participando en la compañía local de aficionados Vital Aza. Marchó a Madrid soñando aplausos y gloria en las letras, aunque sería la interpretación quien finalmente la llevase a la fama -tras asistir a clases del conservatorio- de la mano de Carmen Cobeño, emérita profesora que en 1909 la hizo debutar en el Teatro Español.

María Cañete se estableció en América cuatro exitosas temporadas, donde conoció y casó con el también actor Luis Reig, de quien quedó viuda en 1932. De regreso a España, su actividad prosiguió en escenarios madrileños y en giras peninsulares. Contratada o formando compañía propia, su versatilidad le permitía amplios repertorios, del drama a la comedia. Todo ello sin abandonar su infantil inclinación poética, llegando a colaborar en revistas literarias. Y a aventurarse en el cine de posguerra con cuatro títulos:

-        Nada (1947), basada en la novela de Carmen Laforet.
-        El marqués de Salamanca (1948), en el que interpreta el papel de la reina María Cristina.
-        Locura de amor (1948), de Juan de Orduña. Con Aurora Bautista, Fernando Rey y Sara Montiel.
-        El crimen de Pepe Conde (1949).

En Almería se presentó con enorme éxito ante sus paisanos en abril de 1918, completando un abono de 15 días en el teatro Variedades. Era primera dama de la compañía de Gloria Torres. Presidió el homenaje al dramaturgo almeriense Juan López Núñez, autor de las comedias El Rayo y El niño de las Monjas y gozó en el salón Trianón (plaza Circular) de otro en su honor, con asistencia de poetas locales, quienes le brindaron sentidos versos. La actriz de exquisita sensibilidad y belleza regresó al cine Hesperia en marzo de 1928, siendo vitoreada al concluir la gala inaugural recitando poemas de Rubén Darío, Zorrilla y Gabriel y Galán. La última y definitiva actuación tuvo lugar en el teatro Cervantes -junio de 1932- para rendir homenaje a Francisco Villaespesa. La “compañía romántica” de Anita Martos y Rafael Victorere puso en escena El alcázar de las Perla y Aben Humeya, con la participación de Lolita Villaespesa, hija del vate laujareño. María Cañete, prima del torero Relampaguito, falleció en Madrid el 23 de junio de 1966.




Sevillano Miralles Antonio





Política de Privacidad | Aviso Legal | Versión: 2.1.1 | 23/09/2022