Manuel GARCÍA ESCOBAR


GARCÍA ESCOBAR, Manuel (Las Norias de Daza, Almería, 1931 - Benidorm, Alicante, 2013). Cantante.


Berja lo homenajeó y su hija Vanesa fue pregonera de la feria de 2013. El célebre carro robado en la romería “apareció” en Berja. No simbólico, sino real. De un metro de envergadura, clavos dorados y 300 euros de coste. Fruto de una iniciativa de la radio local, con aportaciones de oyentes y coincidente con una doble celebración: pregón de las fiestas patronales de 2013 a cargo de Vanesa, hija adoptiva del artista, y el reconocimiento a su fallecido hermano Juan Gabriel, virgitano de nacimiento, nombrándolo miembro honorario del consistorio y dedicándole una calle, esquina a la de Salmerón Pellón. Manolo Escobar, ya muy enfermo, asistió al acto con su esposa, la alemana Anita Marx. Su biografía es harto conocida, repetida hasta la saciedad al producirse su fallecimiento el 24 de octubre de 2013 en el domicilio familiar de Benidorm: prensa escrita, redes sociales y en el libro de memorias escrito por un sobrino, “Conversaciones con un hombre bueno”.

Mediano de diez hermanos, nació el 19 de octubre de 1931 en Las Norias de Daza (El Ejido), perteneciente en esa fecha a la jurisdicción municipal de Dalías. Su padre, Antonio, se ocupó en mil menesteres en El Ejido y Berja; su madre, María del Carmen (destinataria de una emotiva canción filial), bastante tenía con sacar adelante al batallón de “bocas hambrientas”. Un maestro republicano acogido en su casa, Antonio Manzano, instruyó musicalmente a la prole. Razón por la que desde edad temprana casi todos sabían tocar instrumentos de cuerda y de que la formación, en sus inicios, llevara el nombre de “Manolo Escobar y sus guitarras” (José Mª, Baldomero, Salvador y Juan Gabriel, letrista habitual). La emigración se impuso en época de miseria y a Barcelona -con casa alquilada en Badalona- se trasladó, gota a gota, la unidad familiar. Antes y después de los 14 años Manolo trabajó a destajo: colaborador de estraperlistas, albañil, metalúrgico, ebanista o envasando el lavavajillas Mistol. Finalmente hizo oposiciones a Correos y el servicio militar en Larache. A su regreso del norte de África se produjo la presentación en una emisora barcelonesa. Desde entonces el éxito le acompañó hasta el final de sus días, aupado a la fama como el cantante melódico y aflamencado que más discos vendió y más galas hizo en la península, amén de incursiones (pocas), a Hispanoamérica. Discos de oro y de platino, homenajes, mil canciones grabadas, televisión, una docena de películas (iniciadas con Los Guerrilleros), medallas y distinciones…  La voz de España se reconoció en El porompompero, La minifalda, Y viva España, Mi carro, Madrecita María del Carmen, Yo soy un hombre del campo o Antología de la Copla, líderes en ventas. Y tres canciones sistemáticamente omitidas en las habituales reseñas biográficas: Si vas pa la mar, de Manuel del Águila; Pregón de los caramelos, y Castilla y sus molinos, de los también almerienses Ruiz de Padilla y Rodríguez Clemente.

Manolo García Escobar era Ilustrísimo desde que la Junta de Andalucía le concedió la Medalla de Andalucía en 2008 y el Gobierno la del Mérito en el Trabajo. Almería también lo tuvo muy en cuenta: hijo adoptivo y escudo de oro; del mismo metal se la impuso la Universidad de Almería y el Ayuntamiento de Roquetas de Mar, medalla de la Cultura de la Provincia… Y otras dos que tampoco figuran en los listados de recompensas: medalla conmemorativa de la Semana Naval celebrada en julio de 1971, colgada sobre la solapa durante el acto inaugural de la peña “Manolo Escobar”, presidida por Ángel Sáez. Y, en 1974, el Premio Bayyana, compartiendo galardón con Ángel Berenguel Castellary, Miguel Vizcaíno Márquez y Justo Mullor. En ese intermedio (junio, 1973) protagonizó Me has hecho perder el juicio, película rodada en el Club de Mar, Alcazaba y Mesón del Gitano, con el fondo folclórico de Coros y Danzas de Educación y Descanso.

Fue sin embargo la Obra Sindical de Educación y Descanso quien, a iniciativa de José Fernández “Richoly”, le brindó el primer homenaje “a una agrupación de artistas almerienses que triunfan. Nacidos en El Ejido de Dalías, se han formado por su propio esfuerzo y llevan cosechados muchos triunfos”. Tuvo lugar en el teatro Apolo la noche del 22 de septiembre 1957, un lustro antes de la que erróneamente consideran su presentación escénica en el teatro Duque de Rivas, en Córdoba. Durante ese mes, Manolo, Baldomero, Salvador y Juan Gabriel concurrieron repetidamente ante los micrófonos de Radio Juventud de Almería.  




Sevillano Miralles Antonio





Política de Privacidad | Aviso Legal | Versión: 2.1.1 | 23/09/2022