Juan Manuel LLAMAS CAMPOY


LLAMAS CAMPOY, Juan Manuel (Almería, 1944 - Lucainena de las Torres, Almería, 2009). Imaginero y músico.


A excepción de Perceval, Robles Cabrera, Pedro Gilabert, Javier Quero y algún otro más, en Almería escasean los artistas dedicados a la talla en madera. Manuel Llamas Campoy, nacido de familia humilde el 12 de julio de 1944, próximo a la catedral, era el artífice mejor valorado de los últimos lustros. Al quedar huérfano, con doce años caminaba de plaza Murillo a la calle Lepanto, al taller de Juan Antonio Criado, indaliano sin mayor renombre pese a haber sido de los mejores dibujantes de la ciudad que se recuerdan.

Allí comenzó lijando y desbastando la madera al tiempo que se inició en los rudimentos del diseño y la gubia y asistió a la Escuela de Artes. Tras el servicio militar en San Fernando -donde talló la cabeza de Isabel II para la proa del buque-escuela de la Armada “Juan Sebastián Elcano”- y una larga estancia en Barcelona intentado prosperar en el oficio, regresó a Almería para abrir taller propio en la solariega casa de los Puche, en la plaza Bendicho, y cumplir con pedidos de arte sacro para la catedral, templos y hermandades; él mismo era cofrade del Prendimiento y costalero de la Oración en el Huerto. Con objeto de obtener un perfecto conocimiento del proceso integral que conlleva una canastilla de paso, retablo o imagen, aprendió el arte de dorar con un viejo maestro granadino, desplazándose regularmente a la ciudad de los cármenes hasta dominar la técnica.

Aunque sorpresivamente algunos enseres no figuran en la actual Semana Santa almeriense, su magnífica y no suficientemente valorada producción está presente en diferentes congregaciones e iglesias de la capital y provincia: retablo de Fe y Caridad, calvario de las Angustias, capilla de San Nicolás; Bacares, Turre, Sorbas, Roquetas de Mar, hermandad de San Juan, de Albox, y un largo etcétera que incluye las exportadas a localidades españolas, Francia, Noruega, Australia u Holanda. En los años noventa trasladó el estudio-taller a Lucainena de las Torres, junto a la Venta del Museo. Ahí le sorprendió una afección circulatoria, falleciendo en la evacuación de urgencia a Granada el 28 de noviembre de 2009. Cultivó además la canción popular, el flamenco y formó el dúo Azul Caribe y Agua Sur con su hija Magdalena, hoy mezzosoprano internacional. Estaba casado con Mª Magdalena Torres y tenía otra hija, Raquel, profesora de música.




Sevillano Miralles Antonio





Política de Privacidad | Aviso Legal