Eustaquio CAÑAS ESPINOSA


CAÑAS ESPINOSA, Eustaquio (Cenicero, La Rioja, 1893 - Biarritz, Francia, 1969). Político.


El socialista Eustaquio Cañas Espinosa fue nombrado gobernador de Almería en abril de 1938 en sustitución del comunista Vicente Talens. Su mandato se caracterizó por un endurecimiento de la lucha contra la quinta columna y por el envío de unos trescientos derechistas al campo de concentración de Turón. Cañas desarrolló una acción enérgica que incluyó la retirada de tierra procedente de los refugios, que aún estaba en las calles formando grandes montones cuando llegó al cargo, y el intento de unificación bajo su mando de las distintas fuerzas de orden público que operaban en la provincia con graves problemas de descoordinación.

Cañas nació en Cenicero (La Rioja) en 1893. Metalúrgico de oficio, emigró a Baracaldo en 1918 y allí de afilió al PSOE y a la UGT. En las elecciones municipales de abril de 1931 fue elegido concejal y un año después representó a la agrupación socialista de Baracaldo en el Congreso Extraordinario del PSOE. Su participación en la huelga revolucionaria de octubre de 1934 le llevó a ser detenido, desposeído de su cargo y encarcelado en la prisión provincial de Granada. El triunfo del Frente Popular le sacó de la cárcel y solo un mes después fue designado alcalde de Baracaldo, cargo que desempeñó hasta julio de 1937. Tras ser comisario político en la fábrica de armas de Trubia (Asturias), llegó su nombramiento como gobernador civil de Almería y, a partir de noviembre de 1938, de Murcia.

En este cargo vivió el final de la guerra e intentó infructuosamente proceder a una evacuación ordenada de las provincias de Murcia y Almería. A pesar de las órdenes transmitidas al respecto por la Junta de Defensa, se negó a detener a los comunistas, a los que los casadistas acusaban de prolongar inútilmente la guerra. Poco antes de que las tropas franquistas llegaran a la capital murciana, huyó por el puerto de Águilas a la ciudad argelina de Orán, desoyendo el consejo de Besteiro, que le había recomendado quedarse en su puesto, y escapando así a un seguro fusilamiento. Los franquistas, que en su documentación se refieren siempre a él como “el criminal Cañas”, lo consideraban responsable de las muertes ocurridas en el campo de Turón.

En Argelia tampoco encontró un refugio seguro. Las autoridades francesas lo encarcelaron en el campo de Djelfa, uno de los más duros del norte de África, y allí permaneció hasta que las fuerzas aliadas lo liberaron. Se instaló en Orán y permaneció en la ciudad hasta 1947, fecha en la que pasó a vivir en la localidad vascofrancesa de Biarritz. Allí se encargó de los contactos con la organización socialista del interior de España y del envío de propaganda clandestina a través de la frontera. Aunque los comunistas exiliados en Argelia lo consideraban cercano a los postulados del PCE, Cañas no abandonó nunca la ideología socialista. Perteneciente a la corriente prietista y posteriormente negrinista, en 1951 se integró en la Unión Socialista Española, grupo disidente encabezado por Álvarez del Vayo y Ramón Lamoneda. Murió en el exilio en mayo de 1969.

 

RAMÍREZ NAVARRO, Antonio. El optimismo de los desesperados. Historia del PCE en Almería (1922-1939). Universidad de Almería, 2016

 

 

 

 




Ramírez Navarro Antonio





Política de Privacidad | Aviso Legal | Versión: 2.1.1 | 23/09/2022