Abdarrahmán o Abdállah AL-ABLI 


AL-ABLI, Abdarrahmán o Abdállah (Abla, Sin datos - , Sin datos). Poeta.


Vivió en la segunda mitad del siglo IX. Por tanto, es el primer autor conocido de toda la provincia de Almería. Escribió en árabe, la lengua de cultura de la época. Era uno de tantos hispanos que se habían arabizado y también islamizado a los que se denomina muladíes.
Unos lo llaman Abdarrahmán, mientras que otros Abdállah. Sí coinciden en el nombre del padre, Áhmad, que debió de ser quien se islamizó, seguramente a mediados del siglo IX, naciendo ya el poeta dentro del Islam, que es a lo que ser refiere el término muladí. Lamentablemente no nos han conservado el nombre anterior a esa conversión, lo que sí se hizo en algunos casos, manteniéndolo como epónimo familiar, lo que seguramente nos indica que era de origen humilde. De lo que tampoco hay duda, a tenor de su gentilicio al-Abli, es de que era originario de Abla, un castillo y alquería entre Almería y Granada, que se encontraba en la vía de comunicación principal entre Guadix y Pechina, la que había sido la antigua calzada romana que unía ambas ciudades.

Al-Abli es conocido por ser el portavoz de los muladíes de la cora de Elvira en el conflicto que los enfrentó, junto a los cristianos, contra los árabes, en el último tramo del siglo IX. La región de Fiñana y Abla fue un núcleo de gran resistencia contra el poder omeya. Se ha querido ver en ese conflicto entre árabes y no-árabes (muladíes y cristianos) la resistencia de estos últimos a islamizarse y arabizarse, cuando la realidad es bien distinta. Transcurridas varias generaciones en las que se había creado una nueva realidad a nivel político-militar, socioeconómico, jurídico y cultural, como fue al-Andalus, las poblaciones autóctonas, mayoritarias, ya muy arabizadas y en gran parte también islamizadas, discutían a la minoría árabe, que había copado todo el poder político, su preponderancia y exigían cotas de poder, pero lo hacían desde dentro de la nueva cultura imperante, la árabe, como lo prueba el propio al-Abli, que utilizaba la lengua y la métrica árabes para expresarse.

De al-Abli solo nos han llegado algunos versos, en árabe clásico y en perfecta métrica árabe, en el marco del duelo poético que sostuvo con los vates árabes, sobre todo, con Muhámmad b. Saíd b. Mujáriq al-Ásadi, de la tribu Ásad, de los Banú Juzayma, que hacía de portavoz de los árabes granadinos, comandados primero por Sawwar b. Hamdún al-Muháribi al-Qaysi y, tras la muerte de este, por Saíd b. Sulaymán b. Yudi b. Asbat as-Saadi. En esas réplicas utilizaban el mismo metro y la misma letra de rima que había empleado el replicado, para demostrar su dominio de la cultura árabe e intentar quedar por encima del otro en la justa poética.
En uno de sus poemas, en el que aparece por primera vez la mención de la Alhambra como fortaleza en la que estaban refugiados los árabes granadinos, decía al-Abli, que sabía bien qué decir para hacer daño a los árabes (trad. Ángel C. López):

Sus casas están vacías y yermas
y los vientos impetuosos
las están cubriendo de polvo.
Mientras ellos labran su extravío,
en la fortaleza de la Alhambra,
donde los aguardan duros combates,
como los que en ella libraron
contra su padre, nuestras lanzas
y nuestras afiladas espadas.


Otra de sus casidas (poemas), en la que satirizaba a los árabes, comenzaba así (trad. José E. Guráieb):

Hemos quebrado sus lanzas,
quedaron humillados;
su orgullo y su poder
hemos abatido.


En una ocasión recitó un poema en elogio de Saíd Ibn Yudi, el jefe de los árabes de Elvira, quien quiso recompensarlo, pero uno de los presentes le recordó el citado poema en el que el poeta de Abla se vanagloriaba de que los muladíes hubieran humillado a los árabes y, dado que en aquel poema figuraba un verso que decía:

¡Cuánto tiempo hace
que la sangre de sus muertos
yace en el fondo de un pozo!
,

Ibn Yudí ordenó apresar a al-Abli y que alguno de los del clan árabe de los Banú Suqala, que era el que se consideraba más injuriado, le diera muerte, así como que su cadáver fuera arrojado a un pozo profundo. Este fue el triste final del poeta de Abla, el primer autor conocido de la actual provincia de Almería.



Bibliografía:
DOCUMENTACIÓN (2012), "al-Ablī, ʿAbd al-Raḥmān/ʿAbd Allāh", Biblioteca de al-Andalus, 1, pp. 45-46 (nº 2), Almería.

 




Lirola Delgado Jorge





Política de Privacidad | Aviso Legal