José JIMÉNEZ SÁNCHEZ


JIMÉNEZ SÁNCHEZ, José (Almería, 1936 - Almería, 2020). Cantante y empresario hostelero.


Durante su larga etapa artística fue más conocido por “Pepito Sangil” y “Machín blanco” que, por su nombre bautismal, José Jiménez Sánchez. Su padre, José Jiménez Martínez (1906-1986), era propietario del acreditado bar-cafetería Los Espumosos, en el Paseo, en el que primero de aprendiz y de adulto como heredero, discurrió su trayectoria laboral.

Sin embargo, la música fue su verdadera pasión desde la edad escolar en el colegio de los padres Franciscanos (la familia residía en la cercana calle Cámaras), La Salle e Instituto. Su debut en público, siendo apenas un adolescente, tuvo lugar en el teatro Apolo concursando en “Fiesta sin Hilos”, certamen previo al madrileño “Fiesta en el Aire”, de Radio Nacional de España, organizado por la Obra Sindical de Educación y Descanso. Acompañado al piano por Rafael Barco y ante la atenta mirada de Cristo Sánchez de la Higuera, su maestro, Pepito gozó del beneplácito general al interpretar “Deuda”, de Antonio Machín, de quien se sabía todas sus grabaciones y a quien conoció por estas fechas cuando el bolerista cubano presentó el espectáculo “Melodías de Color”, en el teatro Cervantes.

Con 18 años logró en Sevilla el carné profesional de artista, obligatorio para poder actuar en locales públicos. A partir de ahí se anunció en cafés y salas de fiesta de Sevilla, Granada, Barcelona o Madrid, aunque no alcanzó el rotundo éxito que como cantante había soñado. Tras realizar el servicio militar, regresó a Almería y se reincorporó al negocio familiar. No obstante, su amigo y mentor, Sánchez de la Higuera, lo repescó como vocalista de Los Trovadores, el más solicitado grupo melódico de las décadas 50-60. En esos dos lustros, junto a experimentados instrumentistas, vivió sus mejores años al servicio de su vocación inicial. Su bien timbrada voz y sentido rítmico lo convirtieron en un referente de la música ligera; conocedor de un amplio repertorio de boleros, baladas y sones caribeños, acompañándose de las maracas que popularizó Machín. Concluida dicha etapa, cultivó con notable aceptación la pintura, otra de sus grandes pasiones.

 

Bibliografía:

Pino Vicente, Eduardo del, Almería, memoria compartida, La Voz de Almería, Almería 2011.

 

 

 

 




Sevillano Miralles Antonio





Política de Privacidad | Aviso Legal | Versión: 2.1.1 | 23/09/2022