Alfonso TORRES FERNÁNDEZ


TORRES FERNÁNDEZ, Alfonso (Zurgena, 1879 - Granada, 1946). Eclesiástico.


      Sacerdote jesuita. Hijo legítimo de Alfonso Torres Egea, propietario, natural de Zurgena, y Catalina Fernández Núñez, natural de Lubrín. El 3-IX-1879 fue bautizado en la parroquial de San Ramón Nonato. Con trece años entró en el Seminario Conciliar de San Indalecio, donde realizó los estudios eclesiásticos de Latín, Humanidades, Filosofía y Teología (1892-1899). Estudió como externo, acogido por el sacerdote Narciso Nadal. Su propio bienhechor lo envía a completar estudios de Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma (1900-1903), como alumno del Colegio Español de Roma, alcanzando el doctorado en Teología y, en la Academia de Santo Tomás de Aquino, el de Filosofía y el título de bachillerato en Derecho Canónico. Se ordenó de presbítero en Roma (20-VII-1903) y, el 15 de agosto, fiesta de la Asunción de Nuestra Señora, celebra la primera misa solemne en su pueblo natal. En 1906 hizo oposiciones a canónigo en Madrid y, después, en Cádiz, donde ya fue famoso como predicador. Ingresó en la Compañía de Jesús con 29 años e hizo el noviciado en la Cartuja de Granada (1908-1910), cursando otro curso de Filosofía. Después le enviaron a San Jerónimo, de Murcia, donde estudió Teología. Entre 1921 y 1925 estuvo en Palestina para completar sus estudios bíblicos. En 1912 es destinado a la casa profesa de la Compañía de Jesús, en Madrid, en la calle La Flor. Siendo rector de la institución coincide con grandes padres, entre otros, con el santo P. Rubio. Sus lecciones sacras (1912-1931), ejercicios y sermones le hacen famosísimo. El 2-II-1921 había hecho los últimos votos como profeso de la Compañía de Jesús. Tras el incendio de la casa de Madrid, el 11-V-1931 le envían a Portugal y, después del decreto del Gobierno de la República del 23-I-1932, a Roma. Entre 1932 y 1937 estuvo en la basílica del Giesú y fue confesor de destronado Alfonso XIII. De 1938 a 1940 fue padre superior de la residencia de Sevilla. Regresó a Madrid entre 1942-1945, año en el que, por enfermedad, le enviaron nuevamente a Sevilla.

      Fundó y dirigió la Congregación de Caballeros del Pilar. Colaboró en la fundación de la parroquia del Pilar, en el barrio de Tetuán, con un dispensario anejo a la parroquia. Influyó de modo notable en la erección del monumento al Sagrado Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles y en la fundación de las Carmelitas Descalzas de la Madre Maravillas. Dio ejercicios espirituales, incluso en el Palacio Real. A las cualidades de elocuencia, se unían su dominio de la Sagradas Escrituras y una profunda espiritualidad. Cautivaba al auditorio por su lógica, serenidad y claridad. Sus Lecciones Sacras fueron publicadas en el diario El Siglo Futuro y las primeras también en la revista Salve. Para la edición (1942) se valió de los esquemas completísimos que publicaba el Siglo Futuro y algunas, dice, tuvo que rehacerlas nuevamente. En su predicación, y por tanto en sus obras, se siente la influencia de los Santos Padres, especialmente San Agustín y los mismos místicos españoles. Murió el 29-XI-1946, dando un curso de oratoria sagrada en Cartuja (Granada). En 1968 fueron trasladados sus restos mortales a la iglesia de las carmelitas descalzas del Cerro de los Ángeles.




López Martín, Juan





Política de Privacidad | Aviso Legal