Javier PEÑA PEÑA


PEÑA PEÑA, Javier (Madrid, 1913 - Almería, 1976). Arquitecto.


Patriarca de una extensa familia en la que se suman dos generaciones más de arquitectos. A la temprana edad de 63 años, el 25 de septiembre de 1976 fallecía Javier Peña Peña, doctor arquitecto, en su domicilio del paraje Quinto Pino, cuando la hoy residencial Nueva Almería era un paraje lejano, perdido entre la vega y la playa. Dejaba viuda, Carmen Marques, y ocho hijos. Dos de ellos también arquitectos: Javier -padre a su vez de una tercera generación- es el responsable de la recuperación de la decimonónica plaza de toros de Vera. Miguel, alternaba planos y proyectos con la hostelería en el restaurante El Mich, en San José.

Nacido en Madrid el 28 de marzo de 1913, tras el paréntesis de la Guerra Civil se graduó (1943) en la Escuela Superior matritense donde, entre otros profesionales posteriormente famosos, se había matriculado Miguel Fisac. Fisac fue uno de los sesenta compañeros que a petición suya –hobby mantenido en el tiempo- le dibujó un capitel a su entera libertad, póster editado por la revista Arquitectura de Andalucía Oriental. Integrado en el organismo estatal Regiones Devastadas, sus primeros destinos se sucedieron en Belchite, Alcañíz y Tortosa antes de llegar a Almería, en 1952, como responsable del Ministerio de la Vivienda; simultaneando el cargo, al igual que el resto de colegas, con el ejercicio privado. Tiempos difíciles frente a compañeros sólidamente asentados en esta segunda promoción de posguerra. Finalmente lo logró “diseñando modelos de vivienda barata e innovando para mejorar la calidad de la construcción… sin perder el respeto a los modelos vigentes (Alfonso Ruiz)”.

A Javier Peña Peña se debe la construcción de la plaza de toros de Berja, inaugurada en septiembre de 1956. Y en la capital, los cines Roma y Listz, además de su obra señera: el edificio de Unicaja en el Paseo, en sintonía con la más avanzada arquitectura practicada en Europa. Sucedió a Pedro Berti en la presidencia colegial almeriense y antecedió a Gerardo Roger y Ángel Jaramillo. Su acusada personalidad, sociabilidad y manifiesta generosidad fueron rasgos distintivos. De sólida formación católica (miembro honorario de la Adoración Nocturna Española), regaló el proyecto de la Casa de Nazaret a las monjas de la comunidad que lo rige y colaboró estrechamente con quienes atienden a tan benemérito proyecto social.




Sevillano Miralles Antonio





Política de Privacidad | Aviso Legal