CASTELLANOS, los

Dinastía de maestros alarifes granadinos ligados a las obras del arzobispado de Granada durante el siglo XVIII, de los que está comprobada su actuación en tierras almerienses de Francisco y Juan Castellanos.

Francisco Castellanos (1706-¿1771?). A lo largo de su vida están documentados 19 años de trabajos al servicio de las fábricas eclesiásticas; respecto a los realizados en las tierras almerienses del mismo cabe señalar la comisión, que formó junto a otros alarifes, para estudiar la situación de la iglesia de Alhabia; en 1770 y 1771, como maestro mayor de fábricas del arzobispado, reconoció y realizó dictámenes sobre el estado en que se hallaba el templo parroquial de Berja, aunque la solución al mismo vendría finalmente de la mano de Ventura Rodríguez.

Juan Castellanos, activo entre 1771-1815, hijo de Francisco, fue también maestro mayor de obras del arzobispado de Granada, trabajando como una de las personas de confianza de Ventura Rodríguez en dicha jurisdicción. De buena preparación técnica, intentó adaptar su formación barroca a los nuevos criterios estéticos neoclásicos. Respecto a las tierras almerienses, en 1771 informó sobre las quiebras aparecidas en la parroquial de Berja; también realizó proyectos la construcción de las iglesias de Alboloduy, Ohanes y ampliación de la sacristía del templo parroquial de Fondón, que a menudo fueron sustituidos por los de otros arquitectos, aunque el citado Castellanos dirigiera su ejecución; asimismo, por encargo de Rodríguez, sustituyó a Manuel Machuca en la información y planimetría de los templos almerienses que necesitaban reedificarse o restaurarse. En 1784 supervisó la iglesia proyectada por Ventura Rodríguez para Olula del Río, cuya construcción había dirigido Juan Antonio Munar. En 1815, hallándose con su salud quebrantada, solicitó el retiro y que le sustituyera en el cargo su sobrino Bernardo Nines Castellanos.


Gil Albarracín Antonio





Política de Privacidad | Aviso Legal